Rescatan una “joya” que perteneció a Elvis Presley
9 Agosto, 2016 No Comments Sin categoría webmaster

El BMW 507 que fuera de uno de los músicos más grandes de la historia del rock fue restaurado luego de haber sido “encontrado” en un establo donde estuvo guardado por cinco décadas. Este auto de colección será la estrella del concurso de elegancia de Pebble Beach, USA.Elvis-BMW_CLAIMA20160806_0253_28

Hay historias que merecen ser contadas. Una de ellas es esta que involucra a Elvis Presley, a uno de los modelos más distinguidos de BMW (el 507), y a otros actores de reparto que aportan condimentos esenciales.

BMW-Elvis-Presley_CLAIMA20160806_0222_17A fines de la década del 50, cuando el “Rey del Rock” estaba en la cresta de la ola artística, su alistamiento en el Ejército de los Estados Unidos fue como un baldazo de agua fría para los millones de fanáticos que, en cierto modo, abrían su cabeza a un género musical que hasta ese momento no había explotado.

En diciembre de 1958, desempeñando tareas en Alemania para la División Blindada del Ejército estadounidense, Elvis se enamoró a primera vista de un BMW 507, un convertible de ensueño del que sólo se fabricaron 254 unidades entre 1955 y 1959; catalogado como uno de los tesoros de la marca bávara.

BMW-Elvis-Presley_CLAIMA20160806_0225_17

Casi 60 años más tarde, este BMW 507, con número de chasis 70079, fue “re-descubierto” en 2014 por su actual dueño tras tenerlo abandonado por cinco décadas en su establo de la ciudad de San Francisco (Estados Unidos). BMW-Elvis-Presley_CLAIMA20160806_0217_17

Trasladado nuevamente a su país de origen, el 507 fue restaurado por el Grupo BMW Clásicos que, tras dos años de arduo trabajo, le devolvió la forma que tenía cuando Elvis lo compró en una agencia de usados (el auto había sido propiedad de Hans Stuck, un reconocido piloto europeo). Como broche, el convertible será exhibido el próximo 21 de agosto en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, Estados Unidos, uno de los más reconocidos del mundo.

Durante su estadía en Alemania, Elvis debió cambiar a rojo el color de su convertible, producto de las constantes declaraciones de amor -con lápiz labial- que sus fans dejaban escritas sobre la impoluta carrocería blanca del 507.

Cuando terminó sus funciones militares, allá por 1960, el Rey del Rock volvió a los Estados Unidos junto a su joya alemana, pero al poco tiempo la permutó por un Chrysler.

El BMW 507 fue vendido por un valor irrisorio (algo así como 4.500 dólares actuales) a Tommy Charles, un entusiasta del automovilismo que modificó mecánicamente el vehículo para adaptarlo a las carreras. El motor fue reemplazado por un Chevrolet mucho más grande, y para su colocación se debió modificar el vano motor y retirar varias piezas. También cambió la caja de transmisión y el eje trasero, y el instrumental del habitáculo. Charles obtuvo buenos resultados con el 507 modificado, incluso logró ganar una carrera en Daytona Beach (Florida), pero decidió venderlo en 1963.

Tras varios pases de mano, el auto fue comprado en 1968 por Jack Castor, un ingeniero espacial del sur de San Francisco (California) apasionado por los autos clásicos. Con la idea de restaurarlo algún día, lo guardó en su establo junto a otros vehículos de su colección.

Los años pasaron, y ya jubilado, Castor encontró un artículo de la revista “Bimmer” (especializada en la marca BMW) sobre el 507 que Elvis Presley había comprado en Alemania. Los datos volcados sobre la nota llamaron la atención de Castor que, enseguida, se puso en contacto con la revista. Había muchas coincidencias, pero pocas certezas.

A raíz de la consulta, Jackie Jouret, periodista de Bimmer, comenzó una exhaustiva investigación sobre el recorrido del mítico BMW 507 blanco con el que Elvis paseaba por las calles alemanas. El dato estaba en el número de chasis, y Castor fue el afortunado de tener el número 70079.

Todas las historias se sobredimensionan con el paso del tiempo. Pero la realidad es que Castor fue el encargado de “guardar” por casi medio siglo, y sin saber, un tesoro que se mantendrá vivo por siempre, como también lo será Elvis.

Deja tu comentario

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

UBÍCANOS: