¿Se aprende a conducir mejor cuando somos padres?
26 Agosto, 2016 No Comments Sin categoría webmaster

1366_2000

Te sientas delante del volante, son las 8:30 de la mañana, tienes una reunión a las 9:00 y 40 minutos de camino, no vas a llegar…Bueno, si corres a lo mejor puedes hacerlo en 30, si hay suerte y no hay mucho atasco. Te colocas el cinturón, enciendes el coche, suena la radio, miras por el retrovisor a ver si viene alguien y es cuando ves ese par de cabecitas embutidas en gorros y bufandas con más sueño aún que tu...vas a llegar tarde, ahora lo tienes claro. Dicen las compañías de seguros que los padres y madres no somos malos conductores, supongo que si nos comparan con veinteañeros al volante de coches con cientos de caballos, hasta Steve Wonder podría ser mejor conductor (si, es posible y bastante probable encontrar algún joven muy responsable) Pero, ¿es cierto? ¿Tener hijos nos hace mejores o peores conductores?

1366_2000-1

Nuestros hijos, ¿peligrosas distracciones o una ayuda para pisar el freno?

He de reconocer que no soy el mismo conductor si voy solo en el coche o acompañado y dentro de esos supuestos tampoco es lo mismo si mis hijos están en el coche o si voy escuchando una música u otra, o si vamos o volvemos de vacaciones. No es lo mismo cuando llevaba a mi hijo con meses yo solo en el coche y empezaba a llorar que cuando venía mi mujer.

También conozco personalmente a padres y madres (mi mujer entre ellas) que ha cambiado sensiblemente la forma de conducir, pasando a una forma más tranquila y estando mas pendiente a todo, es decir,** hemos pisado el freno a la hora de ir en el coche,** tanto si vamos solos o acompañados.

Sin embargo, considero que los niños pueden ser una distracción y a veces muy peligrosa, los llantos, las peleas en la zona trasera, los gritos, esa pieza que no tienes ni idea de cómo ha ido a parar a las manos o la boca del pequeño, etc. Son muchas las cosas que pueden hacer que perdamos la concentración en la carretera y nos llevemos un susto.

Así que ser conductor con hijos es un pulso continuo entre la responsabilidad de llegar al final de trayecto sano y salvo y la de llegar cuerdo (y escuchar 30 veces “let it go” no es la mejor forma de conseguirlo).

Lo que sea con tal de mantenerles distraídos en el viaje

Viajar en auto junto a un matrimonio con hijos es una de las experiencias más esperpénticas que se pueda imaginar alguien que aún no lo haya hecho, toda una obra maestra del dadaismo. Pues el viaje transcurrirá en un coro de voces cantando descontroladamente frases como: “cuando llegamos”, “falta mucho”, “me aburro”, “¿ha pasado ya una hora?”, “¿cuántos kilómetros llevamos?”, “¿No puedes ir más deprisa?”, “papá/mamá vas muy deprisa”, “ponla otra vez”, “joooo, esa nooooo”, “ahora me toca a mi”, “me mareo”, “tengo hambre/sed/caca/pis”, “me está pegando/insultado/sacando la lengua/pellizcando/salpicando/mirando/respirando”, “¿qué decía la señal? (justo la que has pasado hace diez minutos)”

Si quieren ver como es esto pero no se atreven a probarlo, imprime las frases anteriores e repítelas aleatoriamente cada 10 minutos durante los primeros 40 minutos, luego cada 5 minutos en la hora siguiente y finalizaremos cada medio minuto hasta que le pidas al que lea que se baje del coche. Justo en ese momento te podrás hacer una idea que aún les quedará un mínimo de media hora de viaje.

Siempre he creído que si eres capaz de aguantar un viaje de cuatro horas sin perder la calma, serás capaz de conducir bajo un bombardeo.

Bueno, espero que esto no haga que le cojáis mucho miedo a los viajes, la verdad es que hay veces que pueden ser divertidos. Aquí os dejamos un vídeo de una famosa aseguradora que es parte de su campaña de padres responsables. Espero que lesguste.

Deja tu comentario

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

UBÍCANOS: